Lo celebraron demasiado pronto…